Europa
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Los candidatos de izquierda han obtenido una clara mayoría en las elecciones al Comité Ejecutivo Nacional (CEN). Este es un resultado increíble, que podría poner en marcha la transformación del sindicato más grande de Gran Bretaña y de todo el movimiento obrero británico.

"Hay una marea en los asuntos humanos, que, tomada en pleamar, conduce a la fortuna". (William Shakespeare: La tragedia de Julio César. Acto IV. Escena III)

El equivalente a una bomba nuclear acaba de explotar en el movimiento sindical. Unison, el sindicato más grande del país y un bastión de la vieja derecha, se ha desplazado drásticamente hacia la izquierda.

La derecha ha tenido un control firme sobre este sindicato durante más de 20 años, desde que se formó en realidad. Pero la izquierda acaba de ganar por una abrumadora mayoría en las elecciones del CEN, consiguiendo más de 40 delegados para liderar el órgano máximo del sindicato.

Este resultado tendrá repercusiones en todo el movimiento sindical. Es importante destacar que es un duro golpe para Keir Starmer y el grupo de derecha que actualmente controla al Partido Laborista.

#TimeForRealChange (Es hora de un cambio real)

Los afiliados quieren algo diferente. Es por eso que los candidatos que se colocan bajo el estandarte #TimeForRealChange lo han hecho tremendamente bien.

El voto de los miembros de Unison en estas elecciones fue claro: o un sindicato que siempre busca comprometerse con los conservadores y la patronal, ya sea en materia salarial o sobre las pensiones, traicionando a su base; o un sindicato orgulloso y luchador que valga la pena para sus miembros.

Es por eso que los candidatos que están bajo la bandera #TimeForRealChange lo han hecho tremendamente bien.

El sindicato siempre ha representado la mano muerta de la burocracia: cerrando sedes y persiguiendo a los activistas. Frente a los continuos ataques, el sindicato había perdido su fuerza en gran medida.

En la famosa disputa de las pensiones en 2011, por ejemplo, en la que una lucha real con el gobierno parecía posible, la dirección de Unison paralizó el movimiento y aceptó un acuerdo podrido.

Todo tiene un límite

No es de extrañar que haya un renovado deseo de cambio entre los miembros de Unison. Ha habido una creciente frustración con el sindicato, que ha fracasado en la lucha a favor de sus intereses.

Sus dirigentes de derecha siempre han intentado moderar el estado de ánimo y reducir las expectativas. Continuamente han socavado el potencial de acción. Esto encajaba con su acogedora relación con los empresarios y la derecha laborista.

Como resultado, los miembros de Unison se han visto sometidos a bajos salarios y malas condiciones laborales durante décadas. Muchos han estado en la primera línea de esta pandemia, arriesgando sus vidas, pero con poca recompensa, aparte de un recorte salarial. Esta desgracia tiene que acabar. Todo tiene un límite.

El peligro del sectarismo

La izquierda podría haber ganado fácilmente las elecciones a secretario general a principios de este año. Pero vergonzosamente, el voto de la izquierda se dividió, y los candidatos sin opciones,  Roger MacKenzie y Hugo Pierre, se negaron a hacerse a un lado, lo que privó a la izquierda de una victoria.

Paul Holmes, con el apoyo de la base, podría haber sido el secretario general, de no ser por esta ridícula demostración de política de prestigio.

Mientras la derchista McAnea obtuvo el 47,7% de los votos, el voto combinado de los tres candidatos de izquierda fue del 52,15%. Una campaña de la izquierda unida habría aumentado drásticamente este apoyo.

Incluso en estas elecciones, la postura sectaria del Partido Socialista (SP) dividió el voto en la región norte para el puesto en el CEN del candidato masculino, y permitir que ganara la derecha. El candidato de izquierda obtuvo 1208 votos; el candidato del SP obtuvo 1016; y el de derecha obtuvo 1227, una mayoría de solo 19. ¡El sectarismo arruina las oportunidades de la izquierda una vez más!

Como dicen: "Con amigos como estos, quién necesita enemigos".

A pesar de ello, en las elecciones al secretariado general que antes mencionamos, Paul Holmes quedó en segundo lugar con 45.000 votos y con el porcentaje de votos más alto de todos los candidatos de izquierda en la historia del sindicato.

La campaña de Paul creó un impulso real, y esto tuvo un gran efecto en estas elecciones al CEN. Esto atrajo a una nueva capa de activistas, especialmente trabajadores jóvenes, que estaban motivados para luchar.

Implicaciones

La victoria de la izquierda en las elecciones del CEN representa un cambio radical, con importantes implicaciones, no solo para el sindicato, sino para todo el movimiento sindical. Por fin, el gobierno de la derecha dentro del sindicato ha llegado a su fin.

También tendrá ramificaciones importantes dentro del Partido Laborista. En el pasado, los líderes de Unison, a través de su sección Labor Link, apoyó a la derecha dentro del Laborismo.

Bajo presión, nominaron a Corbyn como líder laborista en 2015 y 2016, después de que se vieron obligados a consultar con los miembros. En 2020, sin embargo, sin ninguna consulta, respaldaron a 'Sir' Keir Starmer.

Los representantes del sindicato en el Comité Ejecutivo del Partido Laborista siempre han sido de derecha. En lugar de llevar la política sindical al partido, han actuado como una correa de transmisión de los intereses de la derecha laborista en el sindicato.

Wendy Nichols es una derechista que representa a Unison en el Comité Ejecutivo del Partido Laborista. Siempre que se ha presentado a las elecciones, ya sea para el Comité Ejecutivo de Unison o el comité de Labor Link, ha sido derrotada. Y, sin embargo, como por arte de magia, aparece en el CEN laborista, convirtiéndose en presidenta del poderoso subcomité organizativo laborista.

Puerta giratoria

Hasta ahora, ha habido una puerta giratoria entre las oficinas centrales de Unison y del Partido Laborista. Unison ha proporcionado liberados a tiempo completo al Partido Laborista. Esto incluye a Emilie Oldknow (OBE), quien, como entonces directora de gobierno del Partido Laborista, saltó a la fama en el informe filtrado que expuso a la camarilla anti-Corbyn que opera dentro del partido.

Oldknow dejó este cargo en 2018 y se convirtió en secretaria general adjunta de Unison. También está casada con Jon Ashworth, el portavoz de salud en la sombra del laborismo.

Tras la publicación del informe filtrado, Oldknow intentó demandar al Partido Laborista, diciendo que el documento y su contenido "probablemente causarían un daño grave a [su] reputación". Perdió una batalla legal para obligar al partido a revelar quién filtró el informe.

Mientras tanto, este escandaloso informe ha sido obviado por el ala derechista, que está dispuesta a borrar sus huellas.

En efecto, esas personas operaban como una quinta columna en el Partido Laborista, saboteando las posibilidades de un gobierno laborista de izquierda. ¿Cómo pueden seguir manteniendo y justificando sus puestos altamente remunerados en el sindicato? Esa es una pregunta para el nuevo CEN del sindicato.

Una dirección audaz

Los liberados a tiempo completo deben rendir cuentas a los afiliados. Los profesionales no tienen cabida en el sindicato. El sindicato debe reorientarse de arriba a abajo. De esta manera, Unison puede convertirse en un sindicato de lucha en nombre de sus afiliados.

El ala de derecha, y la clase dominante que está detrás de ella, no aceptará esta victoria de la izquierda al unísono. Harán todo lo que esté a su alcance para desafiar, perturbar e intimidar a la izquierda.

Sin embargo, la izquierda ha ganado una mayoría tan grande que les será difícil cuestionar el resultado. Pero la izquierda debe estar preparada para tales jugarretas.

La izquierda se enfrentará con muchos desafíos en el próximo período. Necesitan liberar el potencial reprimido dentro de la base. Deben brindar todo su apoyo a los trabajadores que estén dispuestos a emprender una huelga.

Sobre todo, el sindicato debe elaborar una estrategia, sindical y política, para promover los intereses de sus afiliados. Esto es esencial en esta época de crisis capitalista; un período en el que los grandes empresarios pasarán a la ofensiva.

Hay mucho que hacer. Con una dirección audaz que no se doblegue, el sindicato puede convertirse en el orgullo del movimiento sindical.

Aprovechar el momento

Lo sucedido en Unison debe analizarse en un contexto más amplio. En general, se está produciendo una radicalización. La votación se abrirá pronto en las elecciones a secretario general del sindicato Unite.

En este momento, hay un candidato abiertamente de derecha, Gerrard Coyne, y otros tres que están a la izquierda. Sería preferible tener un solo candidato de izquierda.

Desde el principio, hemos respaldado a Howard Beckett como el mejor candidato. Ciertamente podría derrotar a Coyne, dado el apoyo de base que ha galvanizado.

Es vital que Unite permanezca a la izquierda. Una alianza entre Unite, Unison y los otros sindicatos de izquierda sería una fuerza poderosa dentro del movimiento sindical y del Partido Laborista. Podría cambiar todo el equilibrio de fuerzas.

Estamos en un período de transformación en el movimiento obrero. Dada la profunda crisis del capitalismo y la creciente ofensiva de la patronal, una izquierda fuerte, armada con un programa socialista combativo, podría cambiar las tornas.

Debemos aprovechar la oportunidad. Tenemos todo lo necesario.

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: contacto@luchadeclases.org

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí