×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 279

El jueves 22 de julio, el presidente venezolano Hugo Chávez decidió poner la frontera con Colombia en máxima alerta militar, después que el presidente Colombiano Alvaro Uribe acusara a Venezuela de acoger a las guerrillas de las FARC y exigiera una “comisión internacional de investigación” al respecto. Es razonable suponer que esta provocación del gobierno de Uribe, a pocos días del traspaso de poderes al nuevo presidente Santos, está vinculada a una campaña más amplia contra la revolución venezolana en preparación para las importantes elecciones a la Asamblea Nacional del 26 de septiembre.

“Debemos combinar la lucha revolucionaria contra el capitalismo con un programa y tácticas revolucionarias para el conjunto de las reivindicaciones democráticas: república, milicia, elección de los funcionarios por el pueblo, igualdad jurídica de la mujer, derecho de las naciones a la autodeterminación, etc. Mientras exista el capitalismo, todas estas reivindicaciones sólo pueden realizarse como excepción y, además, de un modo incompleto y desvirtuado. Apoyándonos en las realizaciones democráticas ya conquistadas y denunciando su carácter incompleto en el régimen capitalista, exigimos el derrocamiento del capitalismo, la expropiación de la burguesía, como base indispensable para acabar con la miseria de las masas y también realizar completa e íntegramente todas las transformaciones democráticas. Algunas de estas transformaciones serán iniciadas antes del derrocamiento de la burguesía,
otras en el curso de su derrocamiento y otras después de dicho derrocamiento.

El día sábado 17 de Mayo tuvimos la reunión de relanzamiento de la campaña Manos Fuera de Venezuela, donde participó el embajador de Nicaragua Ramón Leets, el camarada Fernando Bossi del Congreso Bolivariano de los Pueblos, activistas de Australia, Brasil, Argentina, Nigeria, Colombia, Austria, España, el camarada José Rondón del equipo nacional de trabajo de la UNT, camaradas militantes del PSUV y de las comunidades organizadas de Caracas y Petare.