×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 281

papa franciscoSi la renuncia del papa Benedicto XVI había concitado la atención mundial, no menos sorprendentes son la designación del primer papa no europeo desde el año 741 y su pertenencia a la orden jesuítica. Los primeros gestos de austeridad tras su asunción intentan mostrar un cambio de orientación después de dos papados ultra-reaccionarios. Pero harán falta más que gestos para enfrentar la profundidad de la crisis en la que se halla inmersa la Iglesia católica.

francisco con videlaLa elección de Begoglio ha sido anunciada con bombo y platillo por las autoridades del Vaticano, la prensa burguesa latinoamericana resalta en sus encabezados el hecho de que el ahora Papa Francisco I es el primer personaje nacido en América Latina en ser electo el “sumo pontífice”. Sin embargo, Bergoglio carga tras de sí acusaciones de colaboracionismo con la dictadura militar en argentina durante los 70’s, entrega de dos sacerdotes de su propia orden a los militares y conservadurismo extremo, al grado de tildar a la legislación en torno a los matrimonios entre personas del mismo sexo como “una guerra contra Dios”. Su elección más que un signo de fortaleza y apertura de Roma es más bien el intento desesperado de refugiarse en un subcontinente donde se concentra la mayor cantidad de feligreses en el mundo, 501 millones en América Latina.

Los hechos:

El día 6 de febrero, jornada central de la huelga de estudiantes convocada a nivel nacional para protestar en contra los recortes en educación, en Marbella los  estudiantes habían pedido permiso para hacer una manifestación, sin embargo, éste fue denegado por defecto de forma. Ya aquí habría mucho para discutir, pues negar el derecho a manifestarse es algo extremadamente grave, más cuando entra dentro del contexto de una huelga convocada con antelación y cuando se  esperaban manifestaciones por todo el territorio nacional. 

conclaveExacerbada lucha interna en el Vaticano

En un período de crisis y decadencia del capitalismo, para muchas personas la religión es la única certeza a la que aferrarse. Pero si el Papa mismo ya no está convencido que él puede mantener su posición hasta su muerte, esta ilusión de solidez empieza a descomponerse. El efecto del sorpresivo anuncio de retiro del Papa Benedicto XVI en la conciencia de más de mil millones de católicos romanos va a ser el de un terremoto espiritual y, sin duda, también va a tener consecuencias políticas.

Manuel Pérez nos ha dejado a la edad de 82 años. La enfermedad, la edad y quizá un cansancio de vivir una larga y dura vida de lucha sin cuartel han conducido a este triste desenlace, pero sin duda se fue rodeado del amor de sus seres queridos y la admiración y el cariño de quienes le conocimos.