Europa
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La pandemia de coronavirus ha expuesto el cinismo, la incompetencia y la descarada deshonestidad de la pequeña camarilla que dirige Gran Bretaña. La máscara ha sido arrancada para exponer la horrible cara de los privilegios de clase. Como explica Alan Woods, la gente está harta de ser tratada con desprecio. Johnson, Cummings y el resto están destinados al basurero de la historia.

Que hay una falsedad en su apariencia,
Debo negar y negaré:
Dicen que su Maestro es un bribón,
Y seguro que no mienten.
(Al oírlo afirmó la falsedad, de Robert Burns)

Últimamente, cada vez que veo las noticias de la noche en la televisión, el texto de Robert Burns "sobre la apariencia del Rev. Dr. Babington" por alguna razón viene a mi mente. Cada noche, los representantes oficiales del gobierno de Su Majestad desfilan solemnemente ante nuestras pantallas de televisión para presentarnos la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad sobre el lamentable episodio de la epidemia del coronavirus.

Estas respetables damas y caballeros se ponen en fila con toda su solemnidad gubernamental detrás de una tribuna que tiene un asombroso parecido con el púlpito de un predicador de la Iglesia de Inglaterra el domingo. Sus rostros son adecuadamente solemnes, serios y concentrados en la tarea que tienen entre manos.

Labios apretados, sin sonrisa, sin expresión: son el tipo de muecas artificiales que normalmente sólo se encuentran en dos casos más: en la cara de un predicador que da una oración fúnebre, o en la de un hombre que se esfuerza por venderte un coche de segunda mano que apenas funciona.

Tengo que admitir un cierto sentimiento de admiración, por no decir de completo asombro, cuando veo la pericia sin esfuerzo con la que estas damas y caballeros cumplen su tarea. Examinad sus rostros todo el tiempo que queráis, y no encontraréis ningún rastro de emoción: ni un tic nervioso, ni un solo parpadeo.

Este tipo de habilidad, muy pulida, uno normalmente la asociaría con un actor profesional o un abogado muy bien pagado que ha pasado toda su carrera ganando grandes sumas de dinero por sacar a los delincuentes del banquillo, a pesar de todas las pruebas presentadas en su contra.

Oh sí, este es el tipo de cualidades que uno aprende a esperar de los líderes del gobierno de Su Majestad en el año de nuestro Señor 2020. Olvidemos los grandes discursos del pasado, los grandes parlamentarios de la época de Disraeli y Gladstone, Pitt el Viejo o Pitt el Joven (siempre los confundo). Incluso los gruñidos medio borrachos de Winston Churchill son ahora recuerdos lejanos del pasado. Nuestros políticos modernos son de otro calibre, completamente diferente.

Es cierto, por supuesto, que los políticos siempre han dicho mentiras. Uno da esto por sentado. Sin embargo, el arte de mentir nunca ha alcanzado las alturas sublimes que hoy vemos desfilando en nuestras pantallas de televisión. Me recuerda a una de las líneas inmortales de Hilaire Belloc:

"Matilda dijo tan terribles mentiras
Que me hizo gritar y que se estiraran mis ojos".

No puedo hablar por nadie más, pero después de varios meses de ver esta farsa en mi pantalla de televisión, hace tiempo que dejé de emitir un grito ahogado o incluso de asombrarme por cualquier cosa que salga de las bocas de estos personajes detrás del púlpito. Como la mayor parte de la nación, ahora doy por sentado que no hay ni una palabra de verdad en ello. Peor aún, uno empieza a pensar que esto es bastante normal. Comparado con esto, el doble discurso de 1984 de George Orwell fue un juego de niños.

Si tienes que mentir: hazlo a lo grande

Sólo una vez en el pasado algún político ha logrado acercarse a este gran logro. Fue Joseph Goebbels, el ministro de propaganda de Hitler quien desarrolló una interesante teoría, que es más o menos así: Si quieres decir una mentira, no digas una pequeña mentira. Las pequeñas mentiras no tienen ningún interés. ¡No! Si quieres decir una mentira, que sea una gran mentira – cuanto más descarada e increíble, mejor. Y si la repites, y la repites, y la repites, tarde o temprano, la gente la creerá.

Este encantador y útil descubrimiento se ha convertido en lo que sólo puede ser descrito como una forma de arte para el actual gobierno conservador. Si hubiera un Premio Nobel de la mentira, Boris Johnson sería sin duda uno de los favoritos.

Recordemos sólo algunas de las grandes mentiras con las que han obsequiado al pueblo de Gran Bretaña en los últimos meses...

Mintieron sobre el número de muertes causadas por el coronavirus. Lograron este resultado omitiendo las numerosas muertes en las residencias de ancianos, donde se ha producido una gran proporción de las muertes. Cuando finalmente se les señaló esto, continuaron mintiendo al alegar que la mayoría de estas muertes no estaban relacionadas con el virus.
El profesor John Ashton, exdirector regional de Salud Pública de Inglaterra, dijo que el número de personas que mueren por causa del Covid-19 podría ser el doble de lo que se le dice al público. Para decirlo sin rodeos, las pruebas sobre las muertes anunciadas de Covid-19 son falsas. Las muertes están siendo deliberadamente infra-reportadas.
Ahora, bajo presión, el gobierno ha revisado sus cifras al alza hasta más de 37.000. Esta es la cifra más alta del mundo después de los Estados Unidos, pero subestima enormemente la realidad de la situación. Financial Times recientemente declaró que el número de muertes era de al menos 50.000. Pero, ¡eh! ¿Quién le va a creer al Financial Times cuando tenemos a gente como Matt Hancock y Boris Johnson para aclarar las cosas?

En la Galería de los Pícaros mentirosos profesionales, el lugar de honor debe ser reservado para el ministro de salud, Matt Hancock. Este hombre ha hecho más por la salud de la nación que cualquier otro fenómeno desde la Peste Negra. Su alegre tergiversación de los hechos ha librado al pueblo británico de pensamientos negativos innecesarios por el simple procedimiento de explicar que lo negro es blanco, lo malo es bueno y la muerte es vida.

Mientras nos mira lo hace de manera inexpresiva desde su púlpito de predicador, repitiendo mecánicamente hechos y cifras que tanto él como todo el mundo sabe muy bien que son una completa tontería, uno se da cuenta poco a poco de que la palabra "cínico" está grabada permanentemente en toda su cara de piedra. Pero supongo que sólo un cínico podría cumplir el papel de consolar a la gente con una sarta de mentiras y al mismo tiempo mantener la cara seria, así que tal vez eso es algo que deberíamos agradecer.
A la aparentemente interminable lista de mentiras que sale de la boca de este hombre debemos añadir las constantes afirmaciones de que no hay escasez alguna de trajes protectores ni de otros equipos necesarios para nuestros heroicos médicos y enfermeras, que arriesgan diariamente sus vidas en la primera línea para proporcionar titulares de moralidad al gobierno. Por lo que se nos dice, hay montañas y montañas de tal equipo cuidadosamente almacenadas en los almacenes del gobierno, esperando ser recogidas y entregadas en el frente de batalla.

Lamentablemente, las tropas en el frente de batalla siguen diciendo que este equipo no ha llegado, o ha llegado en un estado lamentable y no es apto para el propósito. Hay, por supuesto, una explicación perfectamente racional para este hecho desafortunado. Ahora resulta que al menos la mitad de la montaña de equipos de protección está anticuada, defectuosa o inutilizable por esta o aquella razón. La razón principal es que, durante años y décadas, los gobiernos conservadores han permitido que esta preciosa reserva se deteriorara hasta su desafortunada condición actual. Pero, ¡eh! Nadie es perfecto, ¿verdad?

Luego estuvo el interesante episodio del envío de toneladas de equipo de protección que se suponía que venían de Turquía. En primer lugar, por razones que nunca nos dijeron, el avión enviado a recogerlo se quedó esperando durante días y, en cualquier caso, era demasiado pequeño para contener todo lo que se había pedido, y presumiblemente pagado por el contribuyente británico.

Uno se pregunta por qué la RAF, la fuerza aérea, también pagada por el contribuyente británico con sumas generosas cada año, no pudo suministrar un avión de tamaño suficiente. Eso tampoco se explicó nunca. Y para añadir un insulto más a la ofensa, finalmente resultó que los artículos entregados eran de baja calidad y no aptos para su cometido. Pero, ¡eh! los accidentes ocurren en las mejores familias, ¿no?

Por último, pero no por ello menos importante, Matt Hancock mintió cuando dijo que el gobierno garantizaría 100.000 pruebas de coronavirus para el 1 de mayo. Posteriormente se alegó que esta cifra mágica había sido alcanzada en el día señalado, aunque desde entonces se ha demostrado que esa afirmación es falsa. Desde entonces, han tratado de alcanzar esa cifra y normalmente han caído por debajo de ella, ¡mientras que afirman descaradamente que el objetivo era ahora de 200.000!

El fanfarrón Boris y el titiritero Cummings

El siguiente en la fila para el premio de la falsedad es Boris Johnson. Nuestro Primer Ministro tiene su propio e inimitable estilo, que hábilmente presenta la última mentira bajo un aluvión de bravatas e incoherencias. Nótese que nunca termina una frase, y no parece saber lo que es un verbo. Cuando termina una frase sin forma, uno se olvida de cómo empezó. Y esta es una característica constante de todos sus discursos y declaraciones.

Incluso se podría decir que es su marca registrada. Ciertamente debería tener derechos de autor, probablemente como el desarrollo más importante de la lengua inglesa desde Shakespeare. La elevación de la incoherencia a un arma política es ciertamente un desarrollo muy significativo del arte de la política.

Ahora, algunas personas tontas que, a diferencia del Sr. Johnson, nunca han tenido el beneficio de una educación en la Universidad de Oxford, han sido tan poco amables como para ver en esta incoherencia una falta de habilidades de comunicación elementales, o simplemente ignorancia. Este es un grave error de juicio que no tiene sentido.

Boris Johnson usa la incoherencia deliberadamente, como un calamar echa tinta - para cubrir sus huellas, para confundir al enemigo, para salir de situaciones incómodas, y para crear una red tan enredada de ideas sin sentido y contradictorias que el oyente olvida rápidamente de qué demonios se supone que estaba hablando en primer lugar.

Esto lleva el arte de la retórica política a alturas sublimes que eran completamente desconocidas para las generaciones anteriores. Es algo por lo que el actual gobierno entrará en los anales de la historia política y permanecerá hasta el final de los tiempos.

Es un acontecimiento tan único, una experiencia tan fantástica, que uno se pregunta quién lo pensó en primer lugar. Difícilmente podría ser Boris Johnson. Se le puede acusar de muchas cosas, pero la brillantez intelectual y el pensamiento original no están entre ellas. Los que le conocen dicen que no sólo está intelectualmente en bancarrota, sino que también es muy perezoso.

Por esa razón, prefiere delegar la responsabilidad en otras personas. Necesita asesores en los que apoyarse. Y hay un asesor en el que se apoya muy particularmente. Y es el misterioso Dominic Cummings, conocido por sus amigos como Rasputín.

Como ya sabrán los lectores de este artículo, el Sr. Cummings se ha metido recientemente en un lío. Anteriormente, a pesar de cierta publicidad adversa, se asumía que disfrutaba de algún tipo de inmunidad mágica y que por lo tanto su puesto era inexpugnable. Las críticas parecían resbalarle, como la grasa en una sartén de teflón. Como Jesucristo, era capaz de caminar sobre el agua. Pero ahora, tristemente, parece haberse fugado una o dos veces...

Abandonando su puesto en medio de una crisis, desapareció sin dejar rastro en los yermos brumosos del norte de Inglaterra. Pero fue descubierto. Su escondite en la granja de su padre fue revelado por los medios de comunicación, quienes, como es bien sabido, son congénitamente incapaces de resistirse a una buena historia, particularmente si se trata de un hombre cuya aversión a la prensa, y a la publicidad en general, es también bien conocida.

El Sr. Cummings no está acostumbrado a estar en el centro de la atención pública. Prefiere permanecer en las sombras, donde puede urdir sus tramas, intrigar y mover los hilos que controlan a las personas que, a diferencia de él, han sido elegidas para el parlamento y que, según la opinión general, están a cargo del gobierno del Reino Unido. Sin embargo, lo que se cree generalmente no es necesariamente cierto.

Es, de hecho, una pregunta discutible sobre quién es realmente el Primer Ministro de Gran Bretaña. Oficialmente, ese puesto lo ocupa Boris Johnson. Pero debido a que es un hombre carente de ideas y también notoriamente perezoso, esta suposición no resiste examen. En realidad, el poder ha pasado hace mucho tiempo del parlamento al gabinete, y del parlamento a una pequeña camarilla alrededor del primer ministro.

Ahora, sin embargo, las cosas han seguido adelante. El poder ha pasado del primer ministro a una camarilla aún más pequeña de consejeros, elegidos por nadie y responsables ante nadie. Estos son los hombres que realmente gobiernan Gran Bretaña, aunque poca gente ha oído hablar de ellos. Y a la cabeza de esta banda de advenedizos está nada menos que Dominic Cummings.

Hace unas semanas, la gente se sorprendió al saber que Dominic Cummings había asistido a las reuniones del comité asesor científico del gobierno –el organismo que se supone que tiene una influencia decisiva en la política del gobierno en relación con la epidemia del coronavirus. ¿Qué calificaciones científicas posee Cummings? Ninguna en absoluto, por lo que sabemos.

Lo que sí sabemos, por un blog privado que escribió hace algunos años, es su adhesión a los puntos de vista eugenésicos. Él afirmó que: "Hay una fuerte resistencia en todo el espectro político para aceptar la evidencia científica sobre la genética. La mayoría de los que ahora dominan los debates sobre cuestiones como la movilidad social ignoran por completo la genética y, por lo tanto, sus argumentos son, en el mejor de los casos, engañosos y a menudo inútiles".

Así que, cuando el gobierno repite como un mantra la línea: "estamos siguiendo el consejo científico", ahora sabemos lo que significa. La eugenesia, como tal vez sepan, es una teoría reaccionaria –ahora completamente rechazada por la comunidad científica– que sirvió de base a teorías racistas que afirman que las mujeres y las personas de color son genéticamente inferiores y que los pobres son pobres por su composición genética.

¿Qué dijo el Sr. Cummings en esas reuniones? No lo sabemos, porque nadie nos lo ha dicho nunca. Aparentemente, estaba allí escuchando en silencio, sin abrir la boca. Lo que sí sabemos es el consejo que dio al gobierno de Su Majestad sobre cómo abordar el problema del coronavirus. El Sunday Times nos informa que: "En una cita privada a finales de febrero, Cummings esbozó la estrategia del gobierno. Los presentes dicen que fue 'la inmunidad del rebaño, proteger la economía y si eso significa que algunos jubilados mueran, qué pena'."

¡Un claro caso de eugenesia en acción! La "supervivencia del más apto" significa que los ancianos, enfermos y desvalidos deben abandonar la escena lo antes posible, para aliviar al contribuyente de una desagradable carga financiera. Probablemente la vergonzosa negligencia que permitió que el virus se propagara sin control a través de las residencias de ancianos no fue una política deliberada. Pero parece que algunos, al menos en el gobierno, no estaban muy preocupados por ello –hasta que empezó a atraer una atención no deseada en la prensa.

Si el Sr. Cummings estaba tan convencido de la corrección de la teoría de la "inmunidad del rebaño", ¿por qué iba a salir corriendo de repente a su escondite en la granja de Durham? ¿Por qué no quedarse, permitir que el virus siguiera su curso y así alcanzar el nirvana de la inmunidad del rebaño?

Evidentemente, cuando se trata de su propia familia, su teoría se vuelve de repente bastante más flexible, permitiéndole seguir sus "instintos", aunque éstos estuvieran en flagrante contradicción con las reglas que había inventado para infligir dolor al resto de la población.

Se cayó la máscara

Tan descarado es el engaño practicado por este individuo, tan insolente su reacción cuando fue finalmente expuesto, y tan repugnante el desprecio que mostró por la opinión pública, que incluso algunos defensores de los conservadores han exigido su renuncia. ¡Evidentemente, sienten el fuego debajo de sus traseros! Pero un hombre se ha mantenido firme a su lado.

Boris Johnson está decidido a mantener a su consejero de confianza. Después de todo, sin Dominic Cummings, ¿de dónde sacaría sus ideas? Como el Primer Ministro sólo tiene un espacio vacío entre sus orejas, probablemente depende de Cummings para que le diga cuándo ir al baño. Por lo tanto, recurre a medidas desesperadas para evitar que su hombre se ahogue. Pero sabemos que tales intentos desesperados frecuentemente llevan a ambos hombres a ser arrastrados bajo las olas.

En un frenético esfuerzo por desviar la atención de este escándalo de Cummings, Boris toca el tambor furiosamente para acabar con el confinamiento y "abrir Gran Bretaña a los negocios". Esta expresión es bastante acertada, ya que esta decisión se ha tomado puramente desde el punto de vista de los beneficios de las grandes empresas, y no en absoluto de la salud y el bienestar del pueblo británico.

Al apresurarse a poner fin al confinamiento cuando no se ha hecho absolutamente nada para introducir los medios necesarios para proteger a la población, ya sea mediante el suministro de equipos de protección para los trabajadores o, sobre todo, para introducir pruebas generales y el seguimiento de toda la población –el único método probado y verdadero para detener la propagación de la infección– está exponiendo imprudentemente a la población al riesgo de una nueva ola de enfermedad y muerte.

Abraham Lincoln una vez dijo célebremente: "puedes engañar a algunas personas todo el tiempo, y a todas las personas algunas veces. Pero no puedes engañar a toda la gente todo el tiempo". Y el pueblo británico está cansado de ser engañado. El espectáculo poco edificante del vuelo del Sr. Cummings a Durham en un momento en el que se suponía que el confinamiento debía ser impuesto con el máximo vigor ha sido debidamente anotado.

Ha convencido a la gente de que hay una ley para los poderosos y privilegiados de esta tierra, y otra para el resto de la población. Ha expuesto de una vez por todas la descarada mentira de que Boris Johnson y su equipo representan el gobierno "de la gente común".

La máscara ha sido arrancada, para revelar el horrible rostro del privilegio de clase que se esconde bajo ella. Este es un gobierno de mentirosos, ladrones y estafadores que trata a la gente común con total desprecio. Al final, sin embargo, la gente común se vengará. Boris Johnson junto con Cummings y Hancock y todos los demás sinvergüenzas conservadores serán consignados al lugar al que pertenecen –al basurero de la historia.

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: contacto@luchadeclases.org

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí