Este artículo fue escrito antes de las medidas sociales anunciadas por Pedro Sánchez en el debate del estado de la nación. A falta de comprobar el impacto y la aplicación real de dichas medidas, cierto es que tal anuncio tuvo lugar tras el escepticismo constatado en las familias obreras hacia la gestión del gobierno “progresista” tras incontables anuncios de medidas sociales similares realizados en estos años. He aquí nuestras conclusiones.

El órdago prepotente del gerente Emilio Titos, afirmando que “aquí ustedes están para fabricar furgonetas y mientras no lo hagan no habrá negociación” se difuminó en el aire como humo que lleva el viento.

Tras permanecer 15 horas detenido, pasando la noche en una celda policial junto a presos comunes, finalmente el compañero Juan Glop fue liberado este mediodía tras prestar declaración ante el juez. La agresión y detención policial del compañero provocó un gran movimiento de solidaridad, sin el cual esta injusticia no habría adquirido el impacto social que ha generado en todo el Estado.

La patronal de Mercedes Benz Vitoria-Gasteiz ha citado al comité para reanudar las negociaciones después de haberlas bloqueado el 17 de junio comunicando que la empresa no se sentaría a negociar mientras haya un proceso de lucha que fuerce la paralización de la producción en la fábrica.

El compañero Juan Glop, portavoz de la plataforma vecinal Barrios Hartos y miembro de Lucha de Clases, fue detenido la tarde de ayer durante una protesta vecinal contra la subida de la luz y los apagones en algunos barrios obreros de Sevilla. La detención fue violenta y completamente desproporcionada al final de una manifestación que se desarrolló de manera tranquila y pacífica.

El 8 de julio comenzará en Madrid el llamado “proceso de escucha” de Yolanda Díaz, que consistirá en una especie de gira por el Estado Español durante 6 meses, en la que la vicepresidenta se reunirá con colectivos de cada territorio.

Los trabajadores de la famosa marca de zumos, Zumosol, llevan desde noviembre de 2021 acampados en las instalaciones de la planta industrial en Palma Del Río, Córdoba, para evitar que la empresa dueña en estos momentos, el grupo turco Toksöz, venda el equipo y la fábrica quede abandonada, que además ha dado de baja a los trabajadores tras solicitar varios ERTES rechazados por la junta de Andalucía adeudándoles 11 nóminas.