Ante el fallecimiento hoy del artista Juan Genovés, recomendamos a nuestros lectores un artículo que escribimos hace unos años sobre el artista y su obra más conocida, llamada “El Abrazo”, en ocasión de su traslado al Congreso de los Diputados. En este artículo denunciamos la falsedad y la hipocresía de presentar “El abrazo” como el símbolo de La Transición, en lo que no fue otra cosa que una falsificación histórica y artística hacia el autor y su obra.

La producción mercantil es inherente al capitalismo, se produce para el mercado y para obtener la tasa de beneficios más alta posible. Ese es el leitmotiv en todos los sectores productivos, no se trata ni de satisfacer las necesidades vitales o sociales de la humanidad, ni tampoco de mejorar o cuidar la salud del homo sapiens.

En esta última parte, Joseba Blanes establece un paralelo con las grandes crisis de epidemia vividas por la humanidad en épocas anteriores. Mientras que en dichas épocas las fuerzas productivas estaban muy subdesarrolladas para afrontar situaciones de este tipo, no es la situación bajo el capitalismo. Su incapacidad para hacerlo muestra que es necesario sustituirlo por un sistema social superior, el socialismo. El futuro de la humanidad depende de ello.

Este trabajo, resultado de una investigación y elaboración exhaustiva que publicaremos en tres partes, trata de exponer los datos objetivos que explican quiénes controlan los recursos económicos y sanitarios del planeta, cómo podemos romper ese círculo vicioso, y cómo podemos garantizar la salud y el futuro de la clase obrera mundial y de los oprimidos de todo el mundo.

La Iglesia hace caja sin control: 122 millones de euros en alquileres e inversiones que esquivan el pago de impuestos. La propia Conferencia Episcopal Española (CEE) ha reconocido un superávit presupuestario y aportaciones a su propia cadena de televisión, 13TV, con el dinero recogido por la casilla de la declaración de la renta (IRPF), lo cual es ilegal.

La atención de salud mental en España continúa siendo un gran olvido en la población, pero más concretamente en la situación precaria de jóvenes trabajadores, de capas más vulnerables de la sociedad con enfermedades derivadas del alcoholismo y juegos de azar, mujeres que sufren maltrato de género, pensionistas, y clase trabajadora en general.