El Padrino se estrenó hoy hace 50 años. La película sigue siendo una obra maestra, que describe brillantemente la lógica despiadada del capitalismo. Pero la tercera entrega de la trilogía de Coppola revela el efecto asfixiante del beneficio en el cine.

La Universidad Marxista Internacional, celebrada entre el pasado 23 y 26 de julio (#IMU22, por sus siglas en inglés) superó todas sus expectativas al alcanzar un total de 7.333 personas registradas - 1.000 más que en la última escuela en 2020.

En este segundo día de la escuela de verano de la CMI (#IMU22) han tenido lugar cuatro fantásticas sesiones sobre arte, Ilustración, materialismo histórico y economía. Ha sido una jornada repleta de rico análisis marxista sin parangón. Las inscripciones a las sesiones fueron en aumento a lo largo del día. ¡Nuestros análisis cuenta sin duda con muchos seguidores en todo el mundo!

Hemos llegado al último día de la Universidad Marxista Internacional (#IMU22) - ¡y qué maravillosos han sido esto días! Con cada final viene un nuevo comienzo, y con los camaradas de todo el mundo ahora armados con las ideas marxistas más agudas, el siguiente paso es llevarlas con confianza al movimiento obreroy de la juventud.

¡La escuela marxista internacional 2022 (#IMU22) comenzó hoy con una explosión! Casi 7.000 personas registradas, 138 países, todo listo para el evento marxista más emocionante del año, y la electrizante sesión de apertura de hoy sobre las perspectivas mundiales no decepcionó. Por no hablar de la mayor colecta internacional de la historia de la Corriente Marxista Internacional (CMI). Si te lo perdiste, no te preocupes: todavía quedan tres días más de charlas increíbles.

En el tercer día, la Universidad Marxista Internacional (#IMU22) sigue en marcha, y se podría decir que con fuerza, ya que las inscripciones siguen aumentando, los informes de las reuniones colectivas para ver las charlas siguen llegando y las ideas marxistas más avanzadas se transmiten por todo el mundo.

Miles de millones de personas en todo el mundo están sintiendo los efectos devastadores del calentamiento global. Mientras tanto, los ricachones capitalistas minimizan abiertamente el riesgo de que ciudades enteras queden sumergidas bajo el ascenso de los océanos como un inconveniente insignificante. Al igual que el emperador Nerón antes que ellos, los gobernantes de este sistema destructivo están jugueteando -esta vez- mientras Roma se hunde.